Nuestra Belleza Latina

Diez años después, vuelve a ver a su hijo: así fue el reencuentro de Carmen Batiz con su "pollito grande"

Tras su salida de Nuestra Belleza Latina, la puertorriqueña logró agendar una reunión con su hijo mayor, a quien no había visto desde hace casi diez años.
7 Nov 2018 – 11:43 PM EST

Una serie de discusiones y conflictos con las habitantes de la mansión de Nuestra Belleza Latina ocasionaron que Carmen Batiz fuera despedida del concurso, tras haber conseguido el 45% de los votos del público. Acusada por la dureza de su caracter y un supuesto desinterés en formar parte del grupo de amigas, la puertorriqueña salió del reality este domingo.

Sin embargo, antes de despedirse de sus compañeras y del público, la empresaria de 53 años abrió su corazón y dejó claro el por qué de su actitud y sus acciones: hace más de ocho años que Carmen fue separada de su hijo, de quien ignoró su paradero durante más de siete meses. Luego de una serie de encontronazos legales y gracias a su participación en Nuestra Belleza Latina, Carmen finalmente logró reencontrarse con él.


Este martes, dos días después de que salió de la mansión NBLU, Batiz sorprendió a todos sus seguidores de Instagram a través de sus stories, en las que publico el anuncio del emotivo encuentro que tendría con "un hombre bien importante en mi vida" y más tarde publicó un par de clips en los que aparecía Ian, su hijo mayor.

"Estoy buscando un lugar sabroso para comer con mis pollitos", dijo Carmen y después de un rato mostró en pantalla a su "pollito grande".

En exclusiva para Univision Entretenimiento, Carmen relató la historia completa de esta separación. Cuando Ian era aún muy pequeño, su padre lo sacó de Puerto Rico y aunque en principio ella estuvo sin saber de él durante siete meses, al final recibió una llamada telefónica en la que se enteró del paradero del niño.

Luego de que Carmen y el padre del niño en entraran a una batalla legal en la que él ganó la custodia, este martes finalmente la ex competidora de Nuestra Belleza Latina volvió a reencontrarse con él con los brazos abiertos, y un delicioso menú.

Publicidad