Cuando el médico te receta una visita al museo

¿Y si lo que necesitas son menos medicamentos y más arte? Esta es la premisa de la que parte una iniciativa para que los médicos prescriban visitas al museo a los pacientes con una gran variedad de dolencias, desde depresión hasta diabetes o enfermedades crónicas.
27 Oct 2018 – 2:48 PM EDT

Si el arte es terapéutico, como prueban más y más investigaciones, ¿por qué no recetarlo, igual que se hace con las medicinas? Esto es lo que se propone un proyecto piloto de Montreal, en Canadá, donde los médicos podrán prescribir a sus pacientes visitas gratis a los museos a partir del 1 de noviembre.

"En el siglo XXI, la cultura será a la salud física lo que fue el ejercicio en el siglo XX", señala Nathalie Bondil, directora general del Museo de Bellas Artes de Montreal al diario Montreal Gazette. Este museo se ha unido a una asociación de médicos canadienses para permitir que receten arte a los pacientes que lo necesiten.

Entre ellos no solo estarán las personas deprimidas o con problemas psicológicos; también servirá para ayudar a mujeres con cáncer de mama, diabetes, desórdenes alimenticios u otras enfermedades crónicas. Funciona porque les hace sentir bien, básicamente. O, en palabras de Hélène Boyer, vicepresidenta de la asociación de médicos: el arte puede incrementar los niveles de hormonas responsables de nuestro bienestar, tal y como lo hace el ejercicio.

"Desde los años 80 prescribimos ejercicio para nuestros pacientes porque sabemos que el ejercicio consigue aumentar la secreción de exactamente las mismas hormonas", señala al Gazatte. Sin embargo, cuando las personas no pueden hacer ejercicio, como ocurre con algunos ancianos, el arte puede convertirse en una buena alternativa.

El museo dará a cada médico 50 pases de visitas gratis al año que, a su vez, permitirán la entrada a dos adultos y dos niños, de forma que el proyecto se extenderá más allá de los pacientes hacia sus familiares o amigos.

Aunque la iniciativa de Canadá es pionera, el reconocimiento del papel del arte en la curación física y mental de las personas tiene una larga trayectoria. En Reino Unido, un grupo parlamentario creado a este efecto difundió un informe en 2017 donde señalaba que “ha llegado el momento de reconocer la poderosa contribución que las artes hacen a nuestra salud y bienestar”.

Danza para niños con problemas mentales

Este informe se refiere a los beneficios demostrados de usar el arte para mejorar la salud con programas ya en marcha. Es el caso de Arts on Prescription Project, una iniciativa de talleres de artes plásticas para personas que sufren depresión o estrés y que consiguió reducir en un 71% el malestar de los participantes, o el programa Alchemy Project, también de Reino Unido, que utiliza la danza para mejorar la vida de niños con problemas mentales.

“Las artes”, indica el informe, “muestran cómo la gente puede tomar más responsabilidad por su salud y su bienestar y disfrutar de una mejor calidad de vida. El compromiso con las artes puede contribuir a la mejora de la humanidad y la efectividad de los sistemas sociales y de salud”.

El arte contribuye a que la población se mantenga saludable, se recupere antes de sus dolencias (con el consiguiente ahorro en medicamentos y estancias en el hospital), reduce el estrés y la depresión, ayuda a gestionar enfermedades crónicas y experimentar una mejor calidad de vida, señala por su parte en su web la organización estadounidense Americans for the arts.

Y a todo esto, ¿qué es lo que tiene el arte que nos hace tanto bien? "Las artes son importantes para la salud porque la belleza ocupa un papel en nuestras vidas", dice Gavin Clayton, uno de los fundadores de la Alianza Nacional para las Artes, la Salud y el Bienestar. El artista Grayson Perry lo expresa así: “El arte nos ayuda a acceder y expresar partes de nosotros mismos que, a menudo no podemos compartir. Nos proporciona alimento para el alma. Un mundo sin arte es un mundo inhumano. El arte, como la ciencia y la religión, nos ayuda a encontrar el sentido de nuestras vidas, y encontrar sentido supone hacernos sentir mejor”.

Cuando la mejor terapia es un paseo entre los árboles

Loading
Cargando galería
Publicidad