8 "similitudes preocupantes" entre la Alemania de Hitler y el EEUU de Trump, según un reconocido historiador

Christopher Browning, un reputado historiador estadounidense aclamado por sus libros y trabajos sobre el Holocausto, ha escrito un largo ensayo sobre cómo la situación actual en Estados Unidos se asemeja al período de entreguerras y al ascenso del fascismo en Europa.
8 Oct 2018 – 1:22 PM EDT

Desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, ligeras comparaciones se hicieron entre él y líderes autoritarios, la mayoría basadas en percepciones populares.

Sin embargo, Christopher Browning, profesor emeritus de la Universidad de Carolina del Norte y uno de los más respetados y eminentes historiadores del Holocausto, ha escrito recientemente en The New York Review of Books, un detallado ensayo en donde con base en argumentos se adentra en una serie de coincidencias que él identifica entre lo que pasaba en los años 30 con el escalamiento de los nazis en Alemania y la situación política que enfrenta su país, Estados Unidos, bajo el gobierno del presidente Trump.

“Me han preguntado repetidamente sobre el grado en el que la situación actual en Estados Unidos se asemeja al período de entreguerras y al ascenso del fascismo en Europa. Notaría varias similitudes preocupantes y una diferencia importante pero igualmente preocupante”, explica el historiador.

Aquí resumimos algunos de sus pensamientos e ideas más reveladoras:

1. Donald Trump busca crear un estado internacional parecido al que estaba en 1914, antes de las grandes guerras

El historiador Christopher R. Browing muestra que el intento del presidente Trump de retirar al país de acuerdos y organizaciones diplomáticas, militares y económicas que han preservado la paz, la estabilidad y la prosperidad desde 1945, entiéndase su salida del Acuerdo de París, su amenaza a Nafta, el rompimiento de acuerdos comerciales con China y el Acuerdo Nuclear con Irán, entre otros, y su preferencia por relaciones bilaterales en donde “él es el jugador siempre dominante”, recrea una situación global similar a la que estaba en 1914, en donde prevalecían los estados autónomos nacionales y xenófobos y en donde se cocinaron las dos grandes guerras mundiales.

2. Los que nombraron y apoyaron a Hitler, como los que apoyan a Trump, no supusieron su peligro, y se regocijaron de sus beneficios iniciales

El historiador señala que, así como los que apoyaron a Hitler inicialmente se regocijaron de su popularidad y de sus políticas “pensando que al final podrían controlarlo”, lo propio ha pasado con los líderes republicanos.

“Independientemente de las reservas secretas que Mitch McConnell y otros líderes republicanos tradicionales tengan sobre el carácter de Trump, de su estilo de gobierno y de su posible criminalidad, se regocijan abiertamente por la recompensa que han recibido de su alianza con él y su base: enormes recortes de impuestos para los ricos, la desregulación financiera y ambiental, las nominaciones de dos jueces conservadores de la Corte Suprema (hasta ahora) y una reducción significativa en la atención médica patrocinada por el gobierno”.


3. La hiperpolarización alemana permitió que se eliminara el equilibrio y que Hitler gobernara por decretos, Trump está logrando lo mismo

La hiperpolarización que se dio en la política alemana hizo cada vez más imposible obtener decretos conseguidos a través de mayorías parlamentarias. Ello condujo a que en 1925 se designara una serie de cancilleres que gobernaban por decreto. Luego, ante el escalamiento de Adolfo Hitler, se terminó por desmantelar el Sistema Parlamento mismo.

Con el estado de la política actual, el historiador asegura que se puede predecir que a partir de ahora no se harán nombramientos judiciales significativos cuando la presidencia y el Senado no estén controlados por el mismo partido. “Mitch McConnell y nuestro Congreso disfuncional e irrespetuoso han asegurado un poder judicial cada vez más disfuncional e irrespetuoso, y el equilibrio constitucional de poderes entre las tres ramas del gobierno está en peligro”. Browing asegura que los poderes judiciales independientes están siendo desmantelados gradualmente a través de la purga selectiva y el nombramiento de personas leales y políticamente confiables.

4. Trump no tiene que hacer cosas tan radicales como las que se ejecutaron en tiempos de Hitler: el totalitarismo ahora se vive desde la democracia

Mientras los movimientos fascistas de la época de Hitler se enorgullecían de ser abiertamente antidemocráticos, y se jactaban de que sus regímenes eran totalitarios, el historiador encuentra que en la era de Trump se pueden conseguir resultados parecidos desde el mismo sistema democrático.

“La revelación más original de la ola actual de autoritarios es que ha descubierto que los partidos de la oposición pueden existir y las elecciones pueden celebrarse para proporcionar una idea de legitimidad democrática, mientras que en realidad las elecciones plantean un desafío escaso a los que están en el poder. Los líderes de la oposición verdaderamente peligrosos son neutralizados o eliminados de una manera u otra”.

5. Hitler calló a la prensa, Trump solo la inunda de noticias falsas

La agenda de Hitler vio como prioridad suprimir la libertad de opinión, pero en estos días, dice Browing, el control total de la prensa y otros medios es igualmente innecesario, ya que “una avalancha de noticias gestionadas y falsas contaminan el flujo de información al punto que los hechos y la verdad se vuelven irrelevantes como moldeadores de la opinión pública”.

6. Hitler tenía a Joseph Goebbles, Trump tiene a Fox News

Tras su nombramiento como canciller, Hitler creó de inmediato un nuevo Ministerio de Ilustración y Propaganda del Pueblo bajo Joseph Goebbels, uno de sus asesores políticos más cercanos.

“En la presidencia de Trump, esas funciones han sido efectivamente privatizadas en la forma de Fox News y Sean Hannity. Fox hace eco fielmente de los "hechos alternativos" de la versión aportada por Trump. A su vez, con frecuencia encuentra inspiración para sus tuits y declaraciones llenas de fantasía de su monitoreo diario de los comentaristas de Fox y sus llamadas telefónicas nocturnas con Hannity”. El resultado es la creación de una "burbuja Trump" efectiva para su base que es irreconocible para los espectadores de PBS, CNN, MSNBC y lectores de The Washington Post y The New York Times.

7. Hitler desmontó los sindicatos, Trump no tiene que hacerlo porque ya están desmontados

Para consolidar su dictadura, Hitler tuvo que abolir los sindicatos independientes en Alemania de un solo golpe. Trump no enfrenta tal problema. Desde la década de 1970, el contrato social se ha derrumbado, la afiliación y la influencia de los sindicatos han disminuido, el crecimiento de los salarios se ha estancado y la desigualdad en la riqueza ha aumentado considerablemente. “El triunfo del gobernador Scott Walker sobre los sindicatos del sector público en Wisconsin y la reciente decisión de la Corte Suprema que anula las cuotas obligatorias de los sindicatos del sector público (Janus v. AFSCME) simplemente aceleran un proceso que ya está en marcha”.


8. El nacionalismo blanco antiinmigrante fue crucial para Hitler y está en la base de la política de Trump

“El nacionalismo xenófobo (y en muchos casos el nacionalismo blanco explícitamente contra los inmigrantes), así como la priorización de la "ley y el orden" sobre los derechos individuales, fueron cruciales para que el totalitarismo movilizara el apoyo popular de sus bases y estigmatizara a sus enemigos”.

La política de Donald Trump ha sido abiertamente antiinmigrante con acciones muy concretas como la cancelación de Daca, del TPS, el veto migratorio a 7 países, la estigmatización de los indocumentados y la implementación de políticas como la de 'tolerancia cero' que generó cientos de separaciones de niños de sus padres en la frontera.

La política migratoria de 'tolerancia cero' de Trump en 15 fotos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Donald Trump
Publicidad