Marihuana

La legalización de la marihuana podría significar el nuevo gran negocio para las tabacaleras

La industria que ha visto mermar sus mercado drásticamente a lo largo de los últimos 20 años podría tener un renacimiento si se generaliza el consumo recreativo del cannabis, lo cual no parece descabellado a tres días de su legalización en Canadá. Los expertos consideran que tan solo es cuestión de tiempo.
14 Oct 2018 – 5:00 PM EDT

La legalización de la marihuana en Canadá a partir del próximo 17 de octubre podría tener consecuencias en a Estados Unidos.

Canadá se convertirá en unos pocos días en el primer país del G-7 (entre los que se cuentan también Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) que permita el consumo recreativo de marihuana que ya desde el 2001 podía consumirse en ese país con fines medicinales.

Esta medida fue una de las promesas de campaña del actual primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien al verla aprobada por el Senado resumió en un tuit, en junio pasado, la reflexión sobre la que se sostiene esta iniciativa para regular su consumo: "Para nuestros muchachos ha sido demasiado fácil conseguir marihuana y para los criminales demasiado fácil cosechar las ganancias."


Sin embargo, según un estudio publicado por el Instituto C. D. Howe, durante su primer año de legalización la producción legal de marihuana solo alcanzará para satisfacer entre el 30% y 60% de la demanada total en Canadá.

Para evitar que a pesar de la legalización y regulación del consumo de marihuana en Canadá el negocio siga beneficiando al mercado negro durante este período, el reporte recomienda "que las regulaciones faciliten un mercado legal competitivo y conveniente".

Es justo a partir de esa demanda insatisfecha que las empresas tabacaleras podrían beneficiarse y, de acuerdo a lo que dio a conocer esta semana la columnista Tara Lachapelle en Bloomberg, las piezas ya han empezado a movilizarse en el tablero para que esto suceda.

Muestra de ello son las conversaciones que ya ocurren entre inversionistas de Altria Group Inc. (una de las cigarreras más grandes de Estados Unidos, productora entre otras de la marca Marlboro) y la productora canadiense de cannabis Aphria Inc.

Cigarrilos electrónicos

La industria tabacalera ha demostrado ser hábil en el cabildeo al paso de los años y una vez que ha detectado el potencial del consumo de marihuana para perpetuar sus utilidades de frente a la brecha que abre Canadá la próxima semana, la legalización de su consumo recreativo en Estados Unidos podría estar más cerca de lo que parece.

En septiembre, la revista Rolling Stone publicó un largo reportaje donde se refleja el inmen so interés de las tabacaleras estadounidenses en etrar a ese mercado, que depende ampliamente de la voluntad política en Washington DC y especialmente del actual fiscal general, el conservador Jeff Sessions.

"Las grandes compañías tabacaleras que operan dentro de Estados Unidos están haciendo inversiones en cannabis fuera del país. Las marcas británicas Imperial Brand, una de las compañías tabacaleras más grandes del mundo, invirtió recientemente en Oxford Cannabinoid Technologies. Oxford es una compañía de biotecnología enfocada en el cannabis que está investigando cómo los compuestos de la hierba pueden convertirse en medicina. Un comunicado de prensa de Imperial que se publicó cuando se anunció esta inversión indica que la compañía está interesada en investigar más sobre la marihuana medicinal", escribe la revista.

El interés, aunque medicinal, es importante y cuanto menos contradictorio, especialmente partiendo del hecho de que las tabacaleras fueron durante décadas productores de un bien que prácticamente acabó con la vida de muchos consumidores al confirmarse la estrecha relación entre la nicotina y el cáncer de pulmón.

Pero todo indica que las tabacaleras ven este mercado a largo plazo, especialmente cuando se abra totalmente a su consumo recreativo.

Pero lo más destacado de todo esto está en el hecho de que en uno de sus nuevos negocios, los cigarrillos electrónicos, la rentabilidad que esto generaría sería grande si en un futuro reciben el visto bueno legal para incorporar aceites de cannabis en los vaporizadores de tales dispositivos. Esto sin incluir más tradicionales usos, como en los cigarrillos o en el mercado de las medicinas.

En lo que respecta a los cigarrillos electrónicos, al menos ahora Canadá es terreno fértil para ese negocio. Y cuando grandes corporaciones como Philip Morris o Altria entran en juego, entonces los cambios son más dramáticos en la comercialización y el consumo.

En fotos: California se convierte en el mercado más grande de marihuana en EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CanadáNegocios
Publicidad